CIUDADANOS QUE RESPETAN LAS LEYES Y PAGAN IMPUESTOS NO MERECEN LA INSEGURIDAD EN QUE VIVEN